Pilar Soto era una presentadora de éxito pero casi muere por la bulimia: en el hospital vio a Cristo crucificado

* «Sigo siendo la misma, me sigue encantando mi profesión, ser actriz, pero ahora vivo conforme a mis principios y mi fe. Siempre he buscado algo más. Cristo me salvó la vida»

30 de abril de 2017.- (Asalto al Cielo / Camino Católico) Fue uno de los rostros más populares y queridos de la televisión española, presentadora, directora, guionista y coproductora de programas de TV, además de, pianista, modelo y actriz. Pilar Soto lo tenía todo pero en 2004, en la cumbre del éxito, desapareció del mundo de la pantalla. Una gravísima bulimia ocultaba una terrible soledad y sufrimiento. En un año ingresó 82 veces en el hospital. Cristo fue su medicina y ahora dedica su vida a él por lo que no duda en dar su testimonio las veces que sea necesario.

Lo hizo el pasado sábado 22 de abril en la Vigilia de testimonio, adoración y alabanza Asalto al Cielo, en la parroquia de Colmenar del Arroyo (Madrid), que se visualiza y escucha en el video superior.

Pilar Soto todavía recuerda cómo cayó en las redes de la bulimia: «En 2004 estaba muy enferma, por eso acepté entrar en un ‘reality’ como ‘La isla de los famosos». «El plan, para mí, era perfecto. No se comía y encima trabajaba. Nadie se daría cuenta de lo que pasaba».

Sin embargo, ocurrió lo que tenía que ocurrir. Pilar, acribillada por los mosquitos jejenes en la isla caribeña, tocó fondo: «Estar allí fue una decisión catastrófica para mi salud y para mi carrera». Tuvo que dejar el programa. «Ese mismo año ingresé hasta 82 veces en un hospital. Llegué a pesar 37 kilos y mido 1,70. Fue horrible».

Una noche perdió el conocimiento y se descubrió en un hospital al borde de la muerte. Los médicos nada podían hacer. Le ofrecieron llamar a alguien. Entonces, desde el silencio empezó a rezar como cuando era niña, y llamó a Cristo.

Soto cuenta que tuvo una visión interior de Cristo crucificado. Esta visión la consoló, la fortaleció, y la salvó de la muerte: «Estaba en la cama, sabía que me moría. No podía ni hablar. Escuchaba los latidos de mi corazón y… de pronto vi a Cristo en la cruz».

Entonces comenzó su búsqueda  espiritual: «Necesitaba resolver el pasado, perdonarme a mí misma». Este acontecimiento transformó radicalmente la vida de Pilar.  Su encuentro con Cristo produjo en ella una profunda conversión y se entregó a Cristo como terciaria franciscana.

Hoy, su vida es Cristo, y aún cuando sigue teniendo pasión por su profesión, es una mujer nueva: «Sigo siendo la misma, me sigue encantando mi profesión, ser actriz, pero ahora vivo conforme a mis principios y mi fe. Siempre he buscado algo más. Cristo me salvó la vida».

Además, quiere compartir su testimonio con todo el mundo y para ello ha escrito Conversión (Sekotia), una novela autobiográfica en la que narra el camino de su conversión y que presentó durante su testimonio como puede verse en la imagen derecha sobre estas lineas.  

Pilar Soto, actriz y modelo, cayó en las drogas, el alcohol y la bulimia, pero estando grave en el hospital clamó a Cristo: «Con los ojos de mi alma vi su rostro»

Comentarios 1

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. En general, no leo artículos en blogs, pero deseo decir que este artículo
    ¡Me obligó a intentarlo! Tu estilo de escritura me ha sorprendido.
    Gracias, muy buena publicación.